La localización de fugas en tuberías, cañerías y bajantes está en el corazón de nuestra empresa, Inspecciones Técnicas. Llevamos años usando tecnología punta para conseguir este objetivo tanto en casas particulares como en comunidades de vecinos, por muy compleja que sea su red de tuberías.

Para ello usamos todo tipo de tecnología: desde sensores electro-acústicos que combinamos con bastones y micrófonos de suelo así como con el sistema Combiphon de detección de fugas en tuberías, como georadares para encontrar la fisura o el punto de incidencia de la tubería en cuestión.

Cuando una tubería que sufre una rotura y, en consecuencia, una fuga, es sometida a presión provoca o produce en el tubo una serie de vibraciones justo en el punto de salida que se propagan a lo largo del tubo. Aprovechándose de estas vibraciones, conseguimos que nuestros aparatos lleguen a descubrir el punto exacto de la fuga.

Contamos con geófonos, es decir, dispositivos que captan estos movimientos y vibraciones bajo tierra o en el subsuelo. Cuanto más cerca está el sensor del punto en el que la tubería está rota la señal aumenta de intensidad y así nos permite la detección de la fuga de forma precisa.

Pero existen otros métodos con los que realizamos la localización de fugas en Inspecciones Técnicas, y para todos ellos entrenamos continuamente a nuestros operarios, formados de manera permanente en cualquier innovación que aparezca en nuestro sector.